Más:
AMÉRICA JUGÓ A LO QUE DEBÍA….ES LA REAL….IDAD

Las Águilas del América plantearon un partido como debía pero simplemente la realidad se mostró con el marcador a favor de Real Madrid dos goles por cero.

Me queda claro que ese gol en compensación del primer tiempo de Benzema contó y mucho, ya que si hubiera mantenido América el cero que buscó en toda la primera parte, alguna ligera posibilidad hubiera tenido en la segunda mitad.

Dos disparos a gol de Ibarra y de William fueron la aportación del ataque americanista, ante la necesidad de jugar compacto, cerrar espacios y los mayores problemas que tuvo los crearon ellos mismos con la pérdida del balón en la salida.

La Volpe había advertido, el dos a uno, el esfuerzo solidario y que desconcentraciones terminarían por perjudicar al equipo y así fue.

Un Real Madrid que le costó el estilo que le presentó América y aquellos ilusos que pensaron, en un sueño, que América debía ponérsele al tú por tú, estaban equivocados, porque propuso en la medida de las circunstancias y se preocupo por plantarse bien en la cancha, lo cual a mi me parece que fue un dignísimo partido del América, más allá del resultado; y no es que sea conformista, pero las realidades marcan las pautas en el terreno de juego.

Cristiano falló claras, pero encontró el premio de gol, su 500 en clubes en el minuto 93, después de que a marcó, sólo erró un remate de cabeza y uno antes había ido al poste.

Moy Muñoz mostró personalidad en la portería americanista y la verdad es que no puede sentirse satisfecho de la forma como las Águilas representaron al futbol mexicano en este duelo frente a Real Madrid.

Muchos dicen que esta no es la esencia del América, pero este jugó con el orden y buen parado como ha sucedido desde la llegada de La Volpe al timón. Es cierto América se vio chato a la ofensiva y eso mismo lo ha reconocido el “Bigotón”.

América jugó a romper los circuitos que dieran balones claros a los de enfrente. Solo una genialidad del arquitecto Kroos en pase muy bien medido que Benzema remató de gran forma para en compensación bajar a las Águilas de un muro que había contenido de buena manera durante largos 45 minutos, pero que en el 46 desmoronó.

El reloj oficial es del árbitro y ahí no hay duda alguna para quejarse de que el gol fue fuera de tiempo.

Ya con la espina clavada, América buscó abrir un poco más, pero dejó muchos espacios, en donde el Real tampoco estuvo fino para finiquitar el partido.

El gol de Cristiano en posición correcta, pero que causó incertidumbre por el árbitro de vídeo, finalmente llegó al marcador para sellar la victoria del dos por cero y el avance de Real Madrid a la gran final del Mundial de Clubes.

América compitió dignamente dentro de sus posibilidades, planteó un juego mediante a sus capacidades y en ningún momento se achicó.

Si me quedo claro que Sambueza no estaba para 90 minutos y fue un pecado mantenerlo en la cancha a lo largo de todo el partido, cuando solo daba para 60.

Todo el equipo corrió, marcó, sacrificó y se multiplicó en búsqueda de dar la gran campanada, pero sinceramente hoy en la derrota, el americanismo debe estar orgulloso de la forma que se representaron sus colores y que fue una historia muy diferente a lo acontecido en el Mundial de clubes del año anterior,

Ahora le resta cerrar y buscar ese tercer lugar frente al Atlético Nacional de Medellín, para de ahí aferrarse al sueño de un título de liga en la Final del Apertura 2016 frente a los Tigres.

América debe regresar fortalecido de esta aventura japonesa, lo dejó todo en la cancha y a final de cuentas la victoria de Madrid a través del 2-0 nos marcó la REALidad de un futbol y de otro, donde Europa continúa conquistando América y no solo con los mexicanos.

Hoy América jugó a lo suyo, a su planteamiento y funcionamiento táctico que alcanzó para un partido digno, dignísimo diría yo a pesar de que otros opinen lo contrario.


¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
28 de Marzo de 2017|05:52
1
ERROR
 28 de Marzo de 2017|05:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"