Más:
Construyen padres escuelas de madera
Tres escuelas de Ocuilan, Edomex, se destruyeron con el sismo


OCUILAN, ESTADO DE MÉXICO.- El jardín de niños, la primaria y la telesecundaria de la comunidad indígena de Santa Lucía, en Ocuilan, Estado de México, resultaron gravemente dañadas por el sismo del 19 de septiembre.

Los padres de familia, maestros y alumnos de estos planteles lejos de quedarse de brazos cruzados en espera de la ayuda de las autoridades, decidieron construir una escuela con los recursos naturales que tienen a la mano: los árboles del Bosque de Agua.

“Unas cabañas improvisas para los niños que tienen que venir a estudiar aquí ya que nuestras escuelas fueron afectadas, la escuela primaria Miguel Hidalgo y la telesecundaria José María Velasco y el kinder bilingüe”, dijo Manuel Sosa Néstor, delegado de la comunidad y uno de los coordinadores del proyecto.


Apenas dos días después del terremoto los pobladores se reunieron en asamblea y ahí decidieron poner manos a la obra.

Los leñadores se ofrecieron a conseguir madera para construir las aulas, otros pobladores pusieron a disposición de la comunidad sus camionetas, herramienta y su mano de obra para levantar el plantel en la cancha de futbol de Santa Lucía.

De los tres órdenes de gobierno, solo el Ayuntamiento ha ayudado a los pobladores, a quienes les entregó un poco de combustible.

“Hay mucha gente que se ha sumado con sus camiones, camionetas, las motosierras, todo, también hemos tenido un poco de apoyo del gobierno municipal en cuestión combustible, ahorita lo que se ocupa es mucho combustible para el transporte de los camiones, las motosierras, todo eso”, dijo Félix Gómez Hernández, presidente de la Asociación de Padres de Familia de la escuela primaria “Miguel Hidalgo”.


Pero de los gobiernos federal y estatal Santa Lucía no ha recibido nada, acusaron los vecinos.

La administración del gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, envío 120 pacas de láminas de cartón, pero los pobladores las rechazaron porque no sirven en esta temporada porque no resisten la lluvia.

Con la estructura de las 21 aulas de madera casi concluidas, la comunidad envío un mensaje al gobierno de la República.

“Ésta es la escuela de este pueblo indígena Tlahuica Santa Lucía Ocuilan, ahora queremos ver la escuela de ustedes y cuanto antes, ahora no estamos para pedirles, ahora queremos exigirles, nosotros ya hicimos nuestra parte, no se preocupen, nuestros niños van a estar bien aquí, pero mientras esas escuelas se demuelen, queremos que nos las hagan cuanto antes, no porque ya las hicimos nos va a hacer caso omiso”, dijo Félix Gómez.

Mientras un grupo de pobladores sube al bosque por los troncos de los árboles, otros la preparan la madera en la cancha de futbol y unos más, ayudados por los estudiantes, construyen los salones.

Mujeres de la comunidad preparan la comida para las más de 300 personas que todos los días, durante más de 15 horas, se dedican a levantar este centro educativo.

“Aquí no hay horario, aquí se trabaja intensamente para el bienestar de la población y de nuestros chamacos”, expresó Albertano Martínez, padre de familia.

Incluso los maestros y directivos de las escuelas acuden a brindar su ayuda en la que pronto será una escuela alternativa.

“Estamos con mi equipo de maestras, somos seis maestras y también aquí están dando el 100 por sus jóvenes alumnos, que es la prioridad de nosotras, incluso están dispuestas a la voz de ya iniciar con las labores y comprometidas a priorizar aprendizajes esperados para recuperar el tiempo que aparentemente se ha perdido”, expresó María Minerva Delgado Aquino, directora de la telesecundaria.

A pesar de la tragedia y del miedo que dejó en ellas el sismo, alumnas de la telesecundaria fueron sorprendidas por la respuesta de los pobladores.

“Es algo muy bonito que todos se unan y hagan estos lugares para nosotros más que nada porque piensan, me da gusto que los padres piensan en sus hijos y ven el futuro de sus hijos aquí y por eso ellos le echan ganas”, dijo Wendy, estudiante de la telesecundaria.


Aunque lamentan el abandono de las autoridades.

“Pues principalmente siento mucha alegría de ver que personas del pueblo nos están apoyando para construir nuevas aulas para terminar nuestros estudios y pues las personas de aquí apoyan más que el gobierno, porque el gobierno, del gobierno no tenemos nada, principalmente es de las personas que vivimos en este municipio”, dijo Lupita González.

Los habitantes de Santa Lucía aseguran que su respuesta ante la tragedia debe ser replicada por otras comunidades afectadas por el sismo: organizarse y sacar adelante la educación de sus niños con los recursos que tengan a la mano.

“Un aplauso para mi comunidad porque la verdad me siento muy orgulloso de ellos y me quito el casco porque la verdad es una unión muy bonita, es una unión muy bonita y aquí está el Lábaro Patrio que nos ha unido”, dijo Félix Gómez.

Los pobladores esperan que en dos semanas el plantel, que albergará a cerca de 500 estudiantes del jardín de niños, la primaria y la telesecundaria, sea inaugurada.

Por lo pronto buscan la manera de instalar sanitarios, energía eléctrica a las aulas así como mobiliario y equipo de cómputo para continuar con el ciclo escolar.

 De acuerdo con los pobladores la extracción de la madera se realiza con permiso de las autoridades de Profepa y Semarnat. 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
19 de Octubre de 2017|05:52
1
ERROR
 19 de Octubre de 2017|05:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"