Más:
Ligan expertos sismo con actividad del Popo
Afirman que los dos temblores aceleraron los procesos internos de “Don Goyo”



CUERNAVACA. Una hipótesis de los investigadores del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indica que el reciente incremento en la actividad volcánica del Popocatépetl está relacionada con los sismos del 19 y 7 de septiembre.

Arturo Iglesias Mendoza, investigador del Instituto, dijo que la hipótesis plantea que los dos temblores aceleraron los procesos internos de “Don Goyo”.

“Una de las hipótesis que se pueden plantear es que efectivamente la sacudida misma del propio temblor del 19 de septiembre o inclusive la del pasado 7 de septiembre, que fue desde luego un sismo mucho más lejano, hayan acelerado algunos procesos dentro del volcán”, dijo tras dictar la conferencia "El Servicio Sismológico Nacional y los acontecimientos sísmicos recientes” en el Centro de Ciencias Genómicas de la UNAM Campus Morelos.

De acuerdo con el especialista, el movimiento de la tierra pudo afectar los fluidos o gases en el interior del volcán.

“El Popocatépetl es un volcán activo, no es que se haya activado apenas hace 15 días, sino ya está activo y entonces esta sacudida pudo haber causado movimiento de fluidos, de gases, de las propias rocas y entonces acelerado un poco la actividad volcánica”, expresó el investigador.

Tras el sismo, dijo, en materia de protección civil la afectación que dejó en las comunidades es una oportunidad para que tanto autoridades como sociedad civil se replanteen los esquemas de construcción de viviendas.

“Parece una paradoja ahora que hay la posibilidad de reconstruir, de volver a construir, pues no puede ser igual, tiene que ser de alguna manera mejor y ahí tiene que haber un acuerdo, un convenio tácito o explícito entre autoridades de todos niveles y la propia población para que la casa de mañana sea mejor en términos todos, pero también estructurales, inclusive en términos de sustentabilidad que la casa de ayer, si hay una oportunidad derivado del temblor, pues es ésa.

“Hay reglamentos de construcción para muy pocas ciudades en el País, el reglamento de construcción como bien se sabe en la Ciudad de México es un reglamento de construcción que ha evolucionado de manera considerable desde el sismo de 1985, pero no cabe la menor duda que hay todavía mucho qué hacer en términos de las normas de construcción”, expresó Iglesias Mendoza.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
19 de Octubre de 2017|05:59
1
ERROR
 19 de Octubre de 2017|05:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"