Más:
AGENDA 2017 BEISBOL MEXICANO
Cargado de actividad será este año, pero con suma incertidumbre de qué pasará.

NEXT.- Lo que viene este año para el beisbol mexicano se ubica entre el júbilo de la fiesta, la expectación, la certeza y las dudas, las malditas dudas. Es como las buenas comidas que son estropeadas por un mal postre.

Todo comienza con en la última semana de enero con la Serie Final de la Liga Mexicana del Pacífico, luego viene del 1 al 7 de febrero la Serie del Caribe que se realizará en Culiacán y en marzo, en Guadalajara, la Primera Fase del Clásico Mundial de Beisbol.

Hasta ahí, agenda llena, interesante, colorida y todos los adjetivos que se puedan y quieran colocar. Después, los signos de interrogación, tanto por resultar una incógnita si es que la Selección Mexicana que estará en Guadalajara podrá salvar el escollo (Puerto Rico y Venezuela enfrente) como por el hecho de que la temporada 2017 de la Liga Mexicana de Beisbol está en el “limbo”.

Todavía más, agregaríamos, el complicado entorno económico hace que nazcan interrogantes acerca del eventual impacto que un escenario de crisis nacional pueda tener en la industria del entretenimiento, de la cual forma parte la pelota de paga.

Son ya varias semanas de silencio por parte de LMB, si acaso un mensaje de salutación por las fiestas navideñas pero nada que se refiera a avances con respecto a lo que (se supone) será su campaña de este año, rodeada en la víspera por negros nubarrones que surgen desde las oficinas de la propia Liga.

Los socios, es decir los dueños de clubes, no terminan de ponerse de acuerdo en cómo habrán de jugarla. El tema de los jugadores de doble nacionalidad ha sido el que ha dividido a la asamblea de dueños, con situación de rompimiento evidente que hace que se hable de un grave cisma en el circuito de más rancia antigüedad en el país.

Nadie que sea capaz de mandar un mensaje a los aficionados que ofrezca tranquilidad, de aquietar esas aguas que hoy se advierten turbulentas y en lugar de acudir a la transparencia informativa, la cerrazón del silencio, dejando que versiones y rumores se esparzan con toda su incómoda amplitud.

Medios y periodistas buscan declaraciones de los directivos y nadie que hable de los temas “clave”, como si se hubiera hecho un voto de silencio o en LMB aplicara en estos momentos el “código omerta”. Puede entenderse así que no se dirá nada hasta que se reúnan en unos días más y se llegue, o no, a un posible acuerdo.

Esta situación no hace dibujar un buen panorama para el beisbol de verano, por más que se plasmen sonrisas y se quiera convencer a los aficionados que se trata tan solo de “disensos en la unidad”. La gente sabe que hay crisis en el interior de la Liga, que se están disputando el control de la misma y quiénes son los grupos en pugna.

Ojala y que esa mancha negra en la agenda 2017 del beisbol mexicano se erradique, que se encuentre una manera de desactivar lo latente y que por sobre todas las cosas, exista un plan de reparación de daños. Quien quiera hablar de “unidad” estará acudiendo a la mentira.

Por lo pronto, lleguemos a marzo. Luego ya veremos.

Léanos y escúchenos en ElRinconBeisbolero.com

Twitter @ElRinconBeisbol

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó
10/10
Opiniones (0)
21 de Septiembre de 2017|07:06
1
ERROR
 21 de Septiembre de 2017|07:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"