Más:
 Aztecazo maldito

Por Héctor Guerrero

El 16 de junio de 2001 es, sin duda, uno de los días más tristes y difíciles para el futbol mexicano.

Ese día es recordado como el “Aztecazo”, debido a que el Tri perdió por primera vez en un partido de Eliminatoria Mundialista en su casa, en el Coloso de Santa Úrsula, dejando en claro que el equipo mexicano era vulnerable en su estadio. Costa Rica lo había vencido con un marcador de 2 a 1.

Ese 16 de junio, el Tri saltó a la cancha con Oswaldo Sánchez, Pavel Pardo, Claudio Suárez, Duilio Davino, Salvador Carmona, Marco Antonio Ruiz, Víctor Ruiz, Joaquín del Olmo, Luis Hernández, Miguel Zepeda y José Manuel Abundis. Como Director Técnico, Enrique Meza. De cambio entraron Cesareo Victorino (50’), Daniel Osorno (67’) y Juan Francisco Palencia (74’).

Todo parecía tranquilo para la Selección Nacional, ya que al minuto 6, José Manuel Abundis anotó el primer gol con un certero cabezazo; sin embargo, las cosas se complicaron y los Ticos empataron al minuto 71 con un gran gol de tiro libre de Rolando Fonseca, quien había ingresado de cambio al minuto 40. La debacle del conjunto tricolor vino al minuto 86, cuando Hernán Medford, quien también había ingresado de cambio cinco minutos antes, empujo el balón a las redes, luego de que Oswaldo Sánchez rechazó un disparo del propio Fonseca. El “Aztecazo” estaba consumado.

Las críticas llegaron a cantaros y días después, tras perder en Honduras, Enrique Meza fue cesado como técnico de la Selección Mexicana y su lugar fue ocupado por Javier Aguirre, quien pudo recomponer el mal paso que llevaba el Tri y calificarlo al Mundial de Corea-Japón 2002, como segundo lugar de la Concacaf.

Pero el “Aztecazo” no sólo privó al “Ojitos” Meza de llegar al Mundial, ya que de los 14 jugadores de disputaron ese encuentro, solamente cuatro de ellos, un año después, llegaron a Corea-Japón 2002.

Se trata de Salvador Carmona, Luis Hernández, Juan Francisco Palencia y Oswaldo Sánchez.

De ellos, solamente Carmona disputó completos los 360 minutos de los cuatro partidos que jugó México en el Mundial. Hernández entró en tres encuentros de cambio para un total de 99 minutos; Palencia vio acción 21 minutos, tras entrar también de la banca en dos juegos; y Oswaldo Sánchez no tuvo acción alguna durante Corea-Japón 2002.

El “Aztecazo” dejó heridas en muchos aficionados y en todos aquellos jugadores que vieron trunco su sueño de disputar el Mundial.

El mito de que México era invencible en casa quedó por los suelos, el Gigante de la Concacaf, sucumbió en su Coloso, convirtiéndose en un “Aztecazo” maldito, dejando profundas huellas marcadas en muchos de los actores principales de aquel 16 de junio de 2001. Tanto así que los Ticos vienen con la ilusión de repetirlo el próximo viernes, pero el Tri tiene la última palabra.

@hecguerrero 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó
10/10
Opiniones (0)
29 de Mayo de 2017|14:00
1
ERROR
 29 de Mayo de 2017|14:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"